Genética, medicamentos, edad, dietas y otros usos excesivos

0
1816

Factores genéticos:

Muchas enfermedades genéticas conducen a necesidades nutricionales específicas, como, por ejemplo, la fenilcetonuria o las llamadas enfermedades «vitamin-dependientes», como la leucinosis o la acidosis láctica reequilibrada por altas dosis de tiamina (vitamina B1), la enfermedad de Hartnup por altas dosis de nicotinamida (vitamina PP), homocistinuria o convulsiones dependientes de piridoxino por dosis altas de vitamina B6, o deficiencias de carboxilasa por dosis altas de biotina.

Así mismo la protoporfiria eritropoyética, que requiere dosis muy altas de betacaroteno o ciertas miopatías.

Ciertas patologías hereditarias, como la hipomagnesemia primaria o la parálisis periódica hipopotasémica, conducen a un aumento considerable de las necesidades de minerales.

Genética, medicamentos, edad, dietas y otros usos excesivosProporciones significativas de la población son portadoras de particularidades genéticas que, sin conducir a una patología aguda a corto plazo, aumentan muy significativamente los riesgos de patología a medio o largo plazo. Sin embargo, también resultan ajustables por aportes nutricionales. Ciertas dislipidimias de origen familiar, hipertensión arterial esencial, diabetes insulinodependiente, pero también, y lo que aún es insuficientemente conocido, homocistinuria heterocigota, asociada a una elevación de la homocisteína en sangre y con riesgos de accidentes cardiovasculares precoces elevados, que es fácilmente controlado por la suplementación con vitaminas B6, B9 y B12.

1 a 2% de la población tiene homocistinuria heterocigota, 15% una forma termolábil de MTHfolato reductasa, que también aumenta la homocisteína. El 18 % de la población francesa porta el grupo HLA B35, asociado a una falta de retención celular de magnesio, lo que conduce a una mayor necesidad no solo de magnesio, sino también de un cofactor fijador de magnesio como la taurina.

En ausencia de esta compensación, las personas afectadas presentan una mayor vulnerabilidad al estrés, pero también mayores riesgos de patologías degenerativas ligadas al envejecimiento. También sabemos que existen predisposiciones genéticas para muchas otras patologías, por ejemplo sobrepeso, cáncer de colon, cáncer de mama, osteoporosis, etc.

Estos factores de riesgo se pueden identificar interrogando: antecedentes familiares, antecedentes personales; por examen clínico, sabiendo también que ciertos fenotipos presentan mayores riesgos, por ejemplo, mujeres delgadas con piel clara para la osteoporosis; mediante exámenes biológicos y complementarios, por ejemplo determinaciones de glucemia en ayunas, colesterol total, Lp(a) -factor de riesgo de aterosclerosis y trombosis de origen genético e independiente del colesterol-, o densitometría ósea.

Cada tipo de factor de riesgo corresponde a aportes nutricionales y mayores requerimientos de ciertos micronutrientes.

Para algunos de ellos es necesario evitar o reducir la ingesta de determinados nutrientes, por ejemplo la fenilalanina en la fenilcetonuria, la sal en la hipertensión esencial o el hierro y la vitamina C en la hemocromatosis.

Es evidente que cuando se pasa de los factores de riesgo a las enfermedades cobra mayor importancia la aportación nutricional, no sólo para cubrir las necesidades aumentadas por los trastornos digestivos o metabólicos asociados a las mismas, sino también para paliar las múltiples interferencias nutricionales provocadas por intervenciones exploratorias y terapéuticas

Medicamentos:

> Volveremos sobre los efectos antinutricionales de los fármacos en el módulo 10 (Terapia nutricional para personas mayores).

Ejemplos:

Fármacos que inhiben la absorción de micronutrientes

Fármacos que interfieren con el metabolismo de los micronutrientes

Fármacos que aumentan la excreción urinaria de micronutrientes

Edad :

Por lo tanto, múltiples factores, crónicos o agudos, pueden combinarse, aumentar la brecha entre las necesidades y la ingesta y agravar las deficiencias de micronutrientes.

Con la edad aumenta el número de patologías y medicamentos. Los sistemas de defensa y adaptación frente a agentes infecciosos, toxinas, radicales libres, estrés requieren mayores cantidades de micronutrientes, en particular vitaminas antioxidantes, vitamina B6, magnesio, zinc y selenio, mientras que las capacidades de absorción, síntesis, activación y metabolismo están disminuidas. Por ejemplo, la capacidad de absorber vitamina B12 o magnesio, vitamina D a nivel de la piel o la capacidad de metabolizar ácidos se reduce gradualmente con la edad.

Sin embargo, la ingesta de micronutrientes a través de los alimentos sigue disminuyendo significativamente, lo que se explica por la reducción con la edad de las cantidades consumidas.

Entre los 18 y los 50 años, la ingesta diaria media de calorías es:

  • 2256 calorías para los hombres;
  • 1,736 calorías para mujeres.

A partir de los 65 años el aporte calórico medio al día es:

  • 1.794 calorías para hombres;
  • 1,513 calorías para mujeres.

La brecha entre las necesidades y la ingesta de micronutrientes sigue ampliándose con la edad.

Dietas y otros factores:

A los anteriores también se pueden sumar otros factores: las variaciones climáticas y la adaptación al frío hacen que aumenten las necesidades de magnesio y ácidos grasos de la serie omega 3, y el calor hace que las pérdidas de minerales por el sudor sean más intensas.

Pero el factor cuantitativamente más importante está indiscutiblemente a nivel de falta de información sobre alimentos, elecciones inadecuadas, especialmente relacionadas con el uso de los alimentos como fuente de bienestar (la primera petición que se le hace a un alimento incluso antes que energética y nutricional). ingesta), por no decir psicotrópicos (los hidratos de carbono, los alimentos densos en energía, el chocolate, el alcohol tienen efectos estimulantes serotoninérgicos), en los desequilibrios dietéticos extremos, por los trastornos alimentarios, como la anorexia, la bulimia, y especialmente por la práctica generalizada de las dietas de adelgazamiento. y la práctica cada vez más frecuente de dietas vegetarianas, veganas, macrobióticas, disociadas, u otras…

Al reducir la ingesta calórica, las dietas de adelgazamiento agravan el déficit de todos los micronutrientes. Además, durante la pérdida de peso, los contaminantes liposolubles que han quedado atrapados (pesticidas, disruptores hormonales, fármacos, anestésicos, etc.), se liberan en la sangre, agotan los nutrientes desintoxicantes, antioxidantes y reparadores y pueden crear daños importantes, contribuyendo a la aparición de fatiga severa, fibromialgia, síndromes inflamatorios o incluso hepatitis tóxica.

En cuanto a las dietas especiales, si pueden aumentar la frecuencia de los déficits de ciertos micronutrientes, al mismo tiempo pueden conducir a una mayor ingesta de otros, al aumentar la frecuencia de consumo de alimentos insuficientemente consumidos por la mayoría, lo que puede traer beneficios.

Este es, por supuesto, el caso de una dieta vegetariana, asociada a una mayor ingesta de fibra, antioxidantes, polifenoles, magnesio y potasio, reducida en grasas saturadas, hierro, sodio, lo que se traduce en una reducción media de la mitad de los riesgos de enfermedades cardiovasculares y cáncer, pero que aumenta el riesgo de zinc, deficiencia de hierro (para mujeres, mujeres embarazadas, niños en rápido crecimiento), vitamina D y B12.

Por lo tanto, cualquier dieta especial debe ir asociada a una adecuada suplementación compensatoria.

En definitiva, en una situación en la que casi la totalidad de la población no recibe los aportes recomendados de varias vitaminas y minerales a través de la alimentación, se dan una serie de circunstancias y factores, como la vejez, la contaminación, factores de riesgo, enfermedades crónicas, o de forma discontinua – -pero a veces continua para algunos-, como el estrés, la píldora, las dietas, la infección u otra patología aguda, los tratamientos, el crecimiento, el embarazo, el deporte, el cambio climático, amplían aún más la brecha entre insumos y necesidades.

SI LAS MEDIDAS BÁSICAS DE LA NUTRITERAPIA ESTÁN OBVIAMENTE ORIENTADAS A OPTIMIZAR LA FRECUENCIA DE CONSUMO DE ALIMENTOS QUE CONTIENEN MÁS NUTRIENTES BENEFICIOSOS PARA LA SALUD QUE PERJUDICIALES, ES FUNDAMENTAL COMPLEMENTAR EN CADA EDAD, EN CADA CATEGORÍA Y SEGÚN LAS SITUACIONES PERSONALES, ESTAS INGESTAS DE ALIMENTOS. POR TOMAS COMPLEMENTARIAS.

Comienza con la ingesta obligatoria de vitamina K al nacer (medida muy insuficiente porque todas las vitaminas liposolubles son deficitarias: D, E, carotenoides, etc.), y termina con los centenarios y supercentenarios cuyas capacidades de absorción y los metabolismos han cambiado considerablemente (por ejemplo la piel, atrofiada, apenas produce más vitamina D al sol, las capacidades de absorción del zinc, vitaminas B9, B12 y E están reducidas, etc…). Los vegetarianos y los veganos necesitan un suplemento generalista que contenga zinc biodisponible y vitamina B12 incluso más que otros.

Y esto también concierne a todos los pacientes que consumen medicamentos -cuando estén justificados- que deberían beneficiarse sistemáticamente de una suplementación adecuada para compensar los efectos antinutricionales y los efectos secundarios provocados por el agravamiento de los déficits, por ejemplo fatiga y miopatías asociadas a la depresión de la coenzima Q10 por estatinas

AutorJean-Paul Curtay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.