La dieta proporciona las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales?

0
2173
Health Care

La Encuesta de Nutrición de Canadá, publicada en 1973 y 1975 [1], revela que el 70% de la población tiene niveles bajos de vitamina B9 en la sangre. La ingesta promedio para hombres es de 205 microgramos por día y para mujeres de 149 microgramos por día según una publicación de 1977 [2]; las ingestas diarias recomendadas en Francia por el Centro Nacional de Coordinación de Estudios e Investigaciones sobre Nutrición y Alimentación (CNERNA), dependiente del CNRS, de 500 microgramos para hombres y 300 microgramos para mujeres [3] ,

El mismo estudio muestra dosis de vitamina C en sangre inferiores a 4 mg por litro para el 30 % de los hombres y el 20 % de las mujeres, siendo el límite inferior de la normalidad aceptado de 6,2 mg por litro, y signos bioquímicos de deficiencia de vitamina C. vitamina B1 en 30 % de hombres.

En los Estados Unidos, la Encuesta de los Diez Estados, realizada entre 1968 y 1970, ya había mostrado que proporciones significativas de la población no recibían las ingestas diarias recomendadas de ciertos micronutrientes. La Primera Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES I), realizada entre 1971 y 1974, lo confirma, mostrando que solo el 3% de las 20.749 personas examinadas no presentaba ningún signo clínico asociado a un déficit nutricional [4]. del mismo tipo. NHANES II, realizado entre 1976 y 1980, muestra que el 74% de los hombres y el 91,75% de las mujeres no reciben la ingesta diaria recomendada de vitamina B6 a través de los alimentos [5].

La Encuesta Nacional de Consumo de Alimentos, realizada entre 1977 y 1978, continuó con la Encuesta Continua de Consumo de Alimentos por Individuos, cuya última publicación data de 1988, nos dice que:

  • ningún grupo de mujeres americanas recibe la ingesta recomendada de calcio, siendo la cantidad media proporcionada por los alimentos de 530 mg al día y siendo aún menor en las mujeres negras (la ingesta recomendada en Francia es de 900 mg);
  • La ingesta media de magnesio en hombres es de 329 mg al día (recomendación CNERNA: 420 mg) y en mujeres de 207 mg (recomendación CNERNA: 300 mg); la ingesta media de vitamina E en hombres es de 9,8 mg, en mujeres de 7,1 mg (recomendación 12 mg); ingesta de betacaroteno en hombres 2,8 mg, en mujeres 2,3 mg (recomendación del Instituto Nacional del Cáncer de 6 mg);
  • ingestas de vitamina B6 en hombres de 1,87 mg (recomendación 2,2 mg);
  • en mujeres 1,16 mg (recomendación 2 mg);
  • la ingesta de vitaminas B1 y B2 en mujeres también parece ser inferior a las recomendaciones [6].

El Estudio de Nutrición y Salud de Heidelberg, realizado en Alemania entre 1975 y 1979, revela que:

  • El 80% de las mujeres y el 68% de los hombres encuentran en su alimentación una cantidad de calcio inferior a la recomendada;
  • El 80% de las mujeres experimentan la misma situación con respecto al hierro;
  • 70 a 88% de la población para vitamina B1;
  • 67-89% de la población para vitamina B2;
  • 50% de la población respecto a la vitamina C.

Cuando dosificamos vitamina C, nos damos cuenta de que los niveles en sangre son muy bajos, no solo entre el 50% que consume menos de lo recomendado, sino también entre los demás.

Esto puede explicarse por el hecho de que la vitamina C, al igual que la vitamina B, es muy sensible a muchos agentes que, como la luz, el aire y especialmente la cocina, la destruyen a veces hasta en un 95%. Esto significa que solo se proporciona una fracción de la vitamina C teóricamente contenida en los alimentos. Y además, muchos factores pueden causar un uso excesivo como el tabaco, la contaminación, las drogas de uso común como la aspirina, el embarazo, el deporte, etc.

El estudio de Heidelberg también tiene el mérito de demostrar que precisamente esta situación ha empeorado en las mujeres que toman la píldora con respecto a las vitaminas B2, B6, B9, B12, C y betacaroteno.

Los autores señalan que después de suspender la píldora, los niveles aumentan, a excepción de las vitaminas B6 y B12, lo que demuestra que la ingesta de alimentos no es suficiente para corregir las disminuciones de estas vitaminas en el plasma.

Además, establecen que las mujeres que experimentan un aborto espontáneo o un parto prematuro tienen niveles aún más bajos de vitamina B9 y vitamina C.

Del mismo modo en los fumadores, los niveles sanguíneos de vitamina B2. B9, B12 y E se bajan [7].

Otro gran estudio realizado en Inglaterra entre 1986 y 1987 encontró una ingesta media de magnesio en hombres de 323 mg al día (recomendación de 420 mg), en mujeres de 237 mg (recomendación de 330 mg), una ingesta media de zinc de 11,4 mg en hombres (15 mg), en mujeres 8,4 mg (recomendación 12 mg), una ingesta media de vitamina B5 de 6,6 mg en hombres y 5,1 mg en mujeres (recomendación 10 mg), una ingesta media de betacaroteno de 2,4 mg en hombres, 2,1 mg en mujeres (recomendación del Instituto Nacional del Cáncer de 6 mg), con aún otros micronutrientes insuficientemente proporcionados en mujeres: calcio a 730 mg en lugar de 900 mg, vitamina B9 a 219 microgramos en lugar de 300 microgramos, vitamina E a 8,6 mg en lugar de 12 mg [8 ]

En Francia, tres estudios principales, la Encuesta sobre el estado vitamínico de tres grupos de adultos franceses (ESVITAF) publicada en 1986 [9], otro realizado en Borgoña y publicado el mismo año [10], y la Encuesta de Val-de -Mame publicado en 1991 [11], convergen e indican que casi la totalidad de la población recibe ciertas vitaminas y minerales en cantidades inferiores a las recomendadas.

¿La dieta proporciona las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales?  - 1

Ingestas por debajo del AQR en adultos sanos y mujeres que no toman la píldora (ESVITAF, 19

¿La dieta proporciona las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales?  - 2

¿La dieta proporciona las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales?  - 3

Según los datos más recientes, 1000 calorías proporcionan 120 mg de magnesio, siendo la ingesta calórica promedio en mujeres de 1700 calorías, ella recibe 204 mg y los hombres (basado en 2200 calorías) 264 mg, en cambio recomendaciones que giran en torno a 400 mg/d.

El estudio de Val de Marne muestra una ingesta media de 4,5 mg de vitamina E al día, provista de grasas poliinsaturadas que las utilizan para su propia protección contra el enranciamiento y de las que, por lo tanto, solo una fracción está disponible para proteger las grasas poliinsaturadas circulantes o insertadas en las membranas celulares, mientras que el AQR oficial es de 10 mg, que era de 30 mg en 1979 y que se redujo porque se consideró imposible llegar a 30 mg por l ‘pienso.

Los últimos estudios registran una deficiencia de vitamina D. Sin embargo, uno de los más conocidos por las autoridades de salud pública y los médicos, pero uno de los suplementos más aceptados durante décadas, en más del 80% de los franceses.

Y en cuanto al otro micronutriente más notoriamente deficitario, el yodo, objeto de una medida obsoleta (el enriquecimiento de la sal de mesa cuando se solicita para reducir el exceso de sal responsable según Pierre Meneton, de unas 15.000 muertes cardiovasculares cada año en Francia -incluso más seguro desde que se descubrió que la sal es un factor esencial en la absorción de la glucosa y por tanto un multiplicador del sobrepeso y la diabetes con todas sus consecuencias), el déficit es casi sistemático ya que la ingesta media es de aproximadamente 100 mcg para una recomendación doble de 200 mcg, siendo las consecuencias particularmente importantes sobre el desarrollo cerebral de fetos y niños.

El desconocimiento y el descuido de los déficits obviamente afectan aún más a las vitaminas, minerales, ácidos grasos y otros aminoácidos, como el magnesio, la vitamina E, la vitamina B6, los ácidos grasos omega tres, la glutamina o la cisteína.

AutorJean-Paul Curtay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.